La jueza Afiuni

afiuni

El 10 de diciembre se cumplieron 2 años desde que la jueza María Lourdes Afiuni, dando cumplimiento a una resolución del Comité contra las Detenciones Arbitrarias de la Organización de las Naciones Unidas que ordenaba clara y directamente la libertad del empresario Eligio Cedeño, le otorgó una medida sustitutiva a la prisión para que su juicio continuara en libertad, tal como lo establece además el Código Orgánico Procesal Penal venezolano.Desde ese momento, los ataques, violaciones a los derechos humanos de la jueza Afiuni y las faltas al debido proceso que se le sigue son el pan nuestro de cada día. Todos recordamos como el mismo jefe de la revolución en cadena nacional pidió para esta mujer la pena máxima de 30 años constituyéndose, desde ese momento, en el máximo juez del juicio y entrometiéndose en las decisiones que corresponden al Poder Judicial.Lo más grave es que todos en el mundo judicial saben que el ensañamiento contra el empresario Cedeño y la jueza Afiuni obedecen a una vendetta familiar del clan de Barinas. Eso es lo más atroz y lo más triste.Ahora la jueza Afiuni recibe otro golpe ante la inexplicable solicitud del Ministerio Público de que se le prorrogara por dos años su detención porque su juicio no había terminado. El juez de la causa, Alí Fabricio Paredes, omitió procesos establecidos en el Código Orgánico Procesal Penal como escuchar a las partes en una audiencia pública y, en una decisión arbitraria y carente de toda legalidad, procedió a conceder la medida que la mantendrá privada de su libertad por un par de años más.La trayectoria del juez Alí Fabricio Paredes, de acuerdo con algunos medios de comunicación, es conocida en los tribunales porque de ser funcionario policial pasó a ser juez, caracterizándose por ser fiel militante del PSUV. Todo esto a pesar de que nuestra Constitución establece que los miembros del Poder Judicial no deben tener militancia política.Los abogados democráticos consultados advierten que este ciudadano ha cometido en el proceso de la jueza Afiuni cualquier cantidad de arbitrariedades inimaginables y cualquier abuso de autoridad posible. Desde luego, todas estas afirmaciones a favor o en contra están puestas sobre la mesa de la justicia porque tarde o temprano debe resplandecer la verdad.Nuevamente, la jueza María Lourdes Afiuni sufre otro de los muchos atropellos, vejaciones y humillaciones a las que ha tenido que ser sometida a lo largo de su proceso, que sin duda alguna pasará a la historia negra de la justicia venezolana como uno de los que más violaciones acumula contra los derechos humanos.Para los que creemos que la justicia, algún día no muy lejano llegará a nuestro país. Sabemos que las violaciones a los derechos humanos no prescriben, esperamos que cuando se recobre el Estado de Derecho el caso de la valiente jueza Afiuni sea uno de los primeros por los que serán juzgados los responsables de tan graves atropellos.

 

Congresos

congressos

Educación a Distancia

Banner

Destaque

video_amb

Presidente da AMB destaca inauguração da sede da Ejal no Brasil

Becas

becas1

Estudos em Meio Ambiente

estudios_medio_ambiente

Mediación y Arbitraje

mediacao_arbitragem

Derechos Humanos

sistema_interamericano